Ansiedad infantil

La ansiedad infantil

Ansiedad infantil

La ansiedad infantil puede ser muchas veces interpretada como problemas de obediencia, de conducta, de atención en el menor, de control de impulsos, etc.,por eso es muy importante realizar una buena valoración de lo que sucede y poder ir más allá.

En realidad lo que acaba sucediendo en la ansiedad infantil es que el niño no ha podido aprender a autoregularse y a calmarse ante cualquier situación que vive, por lo que acaba teniendo una percepción continua de que está en exigencia constante, que no es capaz de responder y se siente vulnerable o en peligro, o siente que las personas cercanas a él o ella lo pueden estar y se siente vulnerable ante no saber qué hacer. Supone que el menor no es capaz de estar calmado en cualquier tarea cotidiana, y menos si es un imprevisto o una tarea nueva, por lo que percibe que en la mayor parte de las situaciones está en riesgo y se siente desbordado.

En la ansiedad infantil a menudo el niño o niña acaba respondiendo haciéndose daño, desde esa impotencia de no ser capaz de calmarse y de no gestionar y regular lo que siente. De esta forma se da una falta de control de impulsos; puede pegarse golpes contra la pared, tirarse del pelo, morderse las uñas, pellizcarse, comer de manera compulsiva, pegar a otros de forma automática, chillarles y exigirles atención, no poder dormir, abstraerse en su mundo. El propio menor se acaba asustando de no ser capaz de regularse ante lo que siente y responde actuando ya que los menores no tienen esa capacidad analítica o reflexiva que se puede ir forjando en la maduración.

La ansiedad infantil frecuentemente está relacionada con la depresión. Son dos aspectos que frecuentemente se retroalimentan. El niño se siente desvalido frente a los riesgos ajenos, no se ve capaz de poder afrontarlo, depende de los adultos para regularse y calmarse, y eso le acaba generando mucha sensación de vulnerabilidad y de ansiedad lo que acaba incrementando su sensación de impotencia, malestar y depresión.


Tratamiento de la ansiedad infantil

El trabajo con los progenitores es fundamental para poder dotar al menor de herramientas que le permitan autoregularse. Padres ansiosos, que ignoran las necesidades de los menores o son muy sobreprotectores o que se desbordan emocionalmente ante lo que viven generan mucha ansiedad infantil.

Es fundamental que el menor sea capaz de autoregularse, y eso es labor familiar. No se trata de dar recetas únicas y mágicas para solucionar las dificultades, sino un compromiso por parte de los miembros de la familia, sobre todo los padres de ayudar a su hijo o hija para que se sienta mejor, y por tanto la familia pueda estarlo.

De esta forma el tratamiento alternará consultas con la familia, con los progenitores a solas, y también entrevistas individuales con el menor para profundizar en las respuestas de ansiedad infantil y alternativas más adaptativas y saludables a nivel familiar y personal.

Contacta con nosotros, sin compromiso

651 055 848 Ir a formulario de contacto