Dificultades de atención

Dificultades de atención en menores

dificultades de atención

  •  Las dificultades de atención en niños y niñas suele conllevar diferentes consecuencias, sobre todo a nivel escolar, aspecto que acaba alarmando a la familia con respecto a lo que le puede estar pasando a un menor.
  • El tipo de comportamiento que se observa presenta falta de concentración y atención, dispersión, aparente desinterés por lo que tienen que hacer, etc. Pueden quedarse mirando a una pared durante horas, o un papel, o estar muy activado y no concentrarse en lo que está realizando. A menudo los adultos acabamos actuando de tal forma (gritar, regañar de forma continua, estar continuamente pendiente de lo que hace….) que les ponemos más nerviosos, los acabamos bloqueando, aumentan las dificultades de atención, y por lo tanto el problema se incrementa

Tratamiento ante las dificultades de atención

Frecuentemente las dificultades de atención que presenta un niño o un adolescente se psiquiatrizan innecesariamente. Se cataloga y diagnostica al niño o niña sin mucho rigor, y por desgracia a menudo se les medica, responsabilizando a un menor de lo que se está viviendo en la familia.

En el caso de los niños y niñas diagnosticados con  trastorno de déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH ) es uno de los grandes problemas que nos encontramos los profesionales de la psicoterapia. Muy poco niños diagnosticados así lo son, y sin embargo las denuncias de diferentes colectivos, todavía siguen siendo arrinconadas por la fuerza de la industria farmacéutica. Se ha encontrado un cajón de sastre para incorporar a aquellos niños que muestran un comportamiento que no se ajusta a lo que se espera con dificultades de atención, y son ellos los que acaban llevando el peso del diagnóstico y de la recuperación de la estabilidad familiar o escolar. Muchos niños que no se concentran están reflejando problemas emocionales que necesitan ser hablados en familia.

Desde Punto Medio siempre que trabajamos con un niño, niña o adolescente con dificultades de atención lo hacemos con su familia, sobre todo con sus progenitores. Es necesario poder hacer un diagnóstico adecuado entre todos y saber lo que está pasando, y lo que está expresando el niño o niña con su forma de actuar, y cómo lo viven padres y madres.

No se trata de dar recetas únicas y mágicas para solucionar las dificultades de atención, sino un compromiso por parte de los miembros de la familia, sobre todo los padres de ayudar a su hijo o hija para que se sienta mejor, y por tanto la familia pueda estarlo.

De esta forma el tratamiento alternará consultas con la familia, con los progenitores a solas, y también entrevistas individuales con el menor para poder realizar un tratamiento lo más integral posible, ayudando no sólo al menor, que es el que muestra el problema, sino a toda la familia.

Por último señalar que el trabajo con menores implica coordinación con la escuela o instituto y con otros profesionales que puedan estar interviniendo (logopedas, psiquiatras, servicios sociales, etc)

Contacta con nosotros, sin compromiso

651 055 848 Ir a formulario de contacto