Problemas sexuales de pareja

Problemas sexuales de pareja

problemas sexuales de pareja

Los problemas sexuales de pareja pueden darse desde el comienzo de la relación, o posteriormente por diferentes razones; situaciones de tensión y conflicto emocional dentro o fuera de la pareja, caída en la rutina y en una cierta pasividad, problemas orgánicos o enfermedades físicas o mentales, etc. Hay personas que relatan haber tenido problemas sexuales de pareja desde el comienzo de la relación sexual, pero consideraron que era un aspecto puntual que luego mejoraría o cambiaría y no ha sido así, al revés lo cual prolonga y deteriora la situación.

En los problemas sexuales de pareja puede ser una de las partes la que lo refleje más, pero no significa que sea la causante del problema. Hay muchas mujeres que nos encontramos que buscan ayuda para ellas por su falta de deseo o de placer en la relación sexual, y su pareja masculina se esconde señalando que él no tiene ningún problema. A la hora de solicitar ayuda es imprescindible que acudan ambos ya que la psicoterapia es de gran ayuda para mejorar los problemas sexuales de pareja, y por lo tanto de la relación en sí.

En general las respuestas masculinas y femeninas a nivel sexual difieren, ya que la mujer suele unificar su estado emocional de sentirse deseada, querida, respetada con el del deseo físico mientras que el hombre puede diferenciar parte sexual de la emocional sin problema. Por tanto la comprensión de lo que sucede en la relación y cómo se enfrenta por parte de cada uno resulta imprescindible. Muchas mujeres se quejan en la terapia de unas relaciones sexuales rutinarias, que se sienten objetos sexuales, que no hay pasión o que no se acaba respondiendo a lo que ellas necesitan, lo cual las entristece, distancia, deprime y quita las ganas y motivación sexual

De los principales problemas sexuales de pareja que nos encontramos tanto en relaciones heterosexuales como homosexuales son: falta de deseo sexual, de excitación, frigidez (femenina), impotencia, eyaculación precoz, eyaculación retardada (cuando la eyaculación o no llega o tarda mucho), dispaureunia (dolor en la penetración) y vaginismo (contracción de los músculos vaginales evitando la penetración).

Todos estos factores acaban afectando e influyendo en la relación de pareja que se acaba viendo afectada de diferentes formas; reproches, ansiedad, distanciamiento emocional, enfados, sensación de frustración, malestar y depresión, etc.

Tratamiento de los problemas sexuales de pareja

Lo primero que hay que abordar es si hay un problema físico u hormonal y cómo se está abordando en la pareja. Personas que reciben un tratamiento farmacológico específico, o que están en el momento de la menopausia o embarazo pueden ver afectado su deseo sexual.

En los problemas sexuales de pareja el abordaje con ambos miembros resulta clave y necesario para lograr una mayor comunicación y comprensión corporal, y por tanto emocional.

De esta forma se realizará un trabajo de psicoterapia centrado en el aspecto cognitivo que hay que ir modificando, junto a una serie de ejercicios que favorecen el reencuentro o reaprendizaje como pareja, evitando vivir el momento del acto sexual como un espacio de tensión, incomodidad o examen, sino un lugar merecido de placer y comunicación mutua. De esta forma se logra una mayor comprensión hacia lo que sucede no viviéndolo como causa de una de las partes, sino como un objetivo común: mejorar la relación entre ambos miembros de la pareja, y por tanto fortaleciendo y potenciando los recursos de cada uno y de la relación. 

Contacta con nosotros, sin compromiso

651 055 848 Ir a formulario de contacto