Trastorno obsesivo compulsivo

trastorno obsesivo compulsivo

El Trastorno Obsesivo Compulsivo es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por la presencia de dos aspectos: obsesiones y compulsiones. Las obsesiones son ideas, pensamientos, imágenes que vienen a la mente de forma involuntaria, repetitiva, reiterativa y persistente e invasiva y donde la persona siente que no se los puede quitar de la cabeza. De hecho, la persona suele tratar de resistirse a esos pensamientos, pero es una lucha interna que le genera una elevada ansiedad, y que acaban afectando en diferentes facetas de la vida; sobre todo la del hogar.

Las compulsiones son aquellos actos o rituales que la persona se ve obligada a realizar para reducir los niveles de ansiedad que le genera la idea obsesiva, son formas de conducta estereotipada que se repiten una y otra vez en los que la persona acaba creyendo de forma irracional que así se previene algún hecho objetivamente improbable.

La característica común de todos los TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo)  son los elevados niveles de ansiedad que padece la persona, además de inseguridad, culpa y una permanente duda.

Son personas que por ejemplo por temor a verse contagiadas por una enfermedad se lavan compulsivamente las manos, que tienen que comprobar que la puerta está cerrada durante varios momentos, que no pueden tocar los picaportes de las puertas, o que realizan cualquier actividad aparentemente irracional para evitar que suceda lo que el pensamiento intrusivo ha marcado, como por ejemplo, tengo que abrir la puerta siete veces para evitar que a mi familia le ocurra algo. En el trastorno obsesivo compulsivo, o TOC la irracionalidad y la superstición acaba estando muy presente, abarcando una gran parte de la vida de la persona, e incapacitándola.

Tratamiento del Trastorno Obsesivo Compulsivo

Se analiza el cómo se ha desarrollado el trastorno abusivo compulsivo y cuáles son los factores que lo están manteniendo. Muchas de las personas que padecen un TOC vienen de familias donde esta patología se ha dado de una forma muy frecuente. Es muy importante que los pacientes conozcan qué les está pasando y porqué, para que puedan recuperar un control sobre lo que les sucede y no dejarse llevar por la compulsión de forma repetitiva.
La terapia cognitivo conductual a través del análisis de creencias, percepciones y respuestas conductuales suele ser la fórmula más adecuada para afrontar este tipo de problemática. A menudo se combina con medicación para lograr que la persona pueda recuperar una estabilidad y centrarse en su propia recuperación.
Además se trabajan también fortaleciendo las capacidades de la persona a través de psicoeducación y del fortalecimiento de los propios recursos y habilidades.

Contacta con nosotros, sin compromiso

651 055 848 Ir a formulario de contacto