Vejez de los padres

Vejez de los padres

vejez de los padres

La vejez de los padres es de las etapas más difíciles en la vida de una persona. Poco a poco uno se va dando cuenta de que sus padres ya no responden de igual manera a como lo hacían antes. Que los achaques y  dolencias se pueden ir convirtiendo en una rutina, que ya no se acuerdan de las cosas como antes, que no conducen igual, que no tienen los mismos reflejos, que no están tan activos, etc.

La vejez es una etapa muy larga; cada vez más, y que no implica que tenga que estar acompañada de enfermedad, pero antes o después los problemas de salud van a aparecer y posteriormente el fallecimiento.

Muchos hijos comienzan a tener problemas ante el cuidado de los progenitores ya que o bien no quieren ver que los padres ya no tienen las mismas facultades que antes, no se ponen de acuerdo en cómo hacerlo, o unos se sienten sobrecargados frente a otros, lo cual a menudo conlleva diversos problemas familiares. Además frecuentemente se acaban dando conflictos con la pareja por el cuidado o no de la familia del otro.

Dependiendo del grado de deterioro de la persona las opciones pueden variar mucho y ser lo más justas posibles; si la persona puede mantener un grado de independencia y vivir en su casa con apoyo externo, si necesita de cuidados especiales que se puedan realizar en un centro de día o que se valore como mejor opción permanecer en una residencia. Lo importante es hablarlo y planificarlo.

Acompañamiento ante la vejez de los padres

Durante años las mujeres han sido, y siguen siendo, las principales cuidadoras de las personas mayores; fuesen o no sus familiares directos. Las circunstancias laborales, económicas, familiares y sociales han cambiado en ciertos aspectos este hecho, pero siguen siendo las mujeres las que más sobrecarga asumen.

El poder ir elaborando la vejez de los padres, el asumir una función más adulta dentro de la familia, el que los hermanos se puedan poner de acuerdo en cómo afrontar la situación  es de vital importancia para poder acompañar esta etapa sin un sufrimiento innecesario y que al fallecer los progenitores uno tenga la sensación de haberles acompañado en esa etapa.

Contacta con nosotros, sin compromiso

651 055 848 Ir a formulario de contacto